Estar seguro en la cocina

Read this in English(Being Safe in the Kitchen)

¿Te gusta ponerte el delantal y preparar un delicioso tentempié para tu familia? ¿Y qué me dices de dar una mano en la cocina, removiendo la comida y olfateando su apetitoso olor? ¿Y de preparar galletas recortando tus formas favoritas?

Aunque preparar comida sea divertido, es importante saber cómo mantenerse seguro. Esto significa saber cuándo debes pedir ayuda a tu ayudante de cocina (que deberá ser un adulto), cómo debes mantener las cosas bien limpias y cómo que debes utilizar la cocina de una forma segura. ¡Vamos! ¡A cocinar!

Un adulto como ayudante de cocina

Si has visto en la tele un programa de cocina, sabrás que los mejores chefs tienen a un ayudante de cocina. Si eres un niño, un adulto puede irte muy bien, tanto para darte una mano como para garantizar tu seguridad.

Antes de empezar a preparar cualquier receta, pide permiso a un adulto para que te deje trabajar en la cocina. Si en tu receta se utiliza cuchillo, el horno, las hornallas de la cocina u otros electrodomésticos, deberá ayudarte el adulto. Algunas cosas que utilizan los adultos en la cocina pueden parecer fáciles de manejar pero, cuando las intentes utilizar sin ayuda, es posible que te sorprenda lo difícil que resulta utilizarlas. Si tienes cerca a tu ayudante de cocina, evitarás sorpresas desagradables, te sentirás seguro y disfrutaras mucho más mientras cocines.

¿Qué prendas te deberías poner?

Si llevas delantal, tu ropa se mantendrá bien limpia. Pero, si no tienes delantal, bastará con que te pongas una camisa vieja. Pero no lleves prendas demasiado anchas u holgadas. Las mangas anchas y la ropa holgada se prenden con facilidad y se pueden enganchar fácilmente en una batidora o en otros electrodomésticos.

Mantén los gérmenes bien lejos de la comida

Una parte importante de cocinar con seguridad consiste en mantener al chef y a la cocina bien limpios. La idea es que los gérmenes, que enferman a la gente, estén siempre alejados de los alimentos. Lávate siempre las manos con agua y jabón inmediatamente antes de iniciar cualquier receta. Esto es especialmente importante en aquellas recetas que impliquen tocar la comida directamente con las manos, como amasar masas o mezclar los ingredientes con las manos.

También deberás lavarte las manos antes y después de manipular carne, pollo, huevos y/o pescado porque estos alimentos pueden contener bacterias. No te interesa tener esas bacterias en las manos porque podrían acabar en la boca, ¡puaj!

También puedes combatir los gérmenes manteniendo bien limpias y secas las superficies donde trabajas (como las mesadas y las tablas de cortar). Y lávalas bien con agua caliente y jabón cuando termines de cocinar.

Aprovechar las sobras va muy bien, pero no te interesa nada que las sobras estén contaminadas por gérmenes. Pide a ayuda a tu ayudante de cocina para conservar las sobras. Para mantener fresco un alimento, se puede conservar en una heladera o en un congelador. Come las sobras guardadas en la heladera en un plazo de 3 a 5 días y las congeladas, al cabo de 2 meses como máximo.

Utilizar la cocina de una forma segura

Tienes todos los ingredientes alineados, las manos bien limpias y las cucharitas de medición preparadas. Pero, antes de empezar, es una buena idea aprender unas pocas reglas de la cocina. Es fácil lesionarse en la cocina si no tienes cuidado; además, un corte o una quemadura pondrían fin a tu divertida sesión de cocina.

Pregunta siempre a tu ayudante de cocina si puedes utilizar la batidora, otros procesadores de alimentos, cuchillos u otros utensilios de cocina que estén afilados. Si te permiten usar cuchillo, aleja de tu cuerpo la parte más afilada y aleja los dedos del filo mientras cortes. Concéntrate al máximo en lo que estés haciendo, en vez echar un vistazo a la televisión o de discutir con tu hermana. Tu ayudante de cocina debería estar cerca y no quitarte el ojo de encima.

Lo mismo es aplicable al uso del horno y de la placa de cocina: pide permiso antes de utilizarlos y asegúrate de que tu ayudante de cocina está cerca y te observa.

He aquí varias formas de evitar las quemaduras:

  • Utiliza agarraderas o manoplas de horno (no trapos de cocina) para coger las bandejas del horno, así como ollas, fuentes y sartenes calientes.
  • Mientras cocines, coloca los mangos y agarraderas de ollas y sartenes hacia la parte posterior de la cocina para que no los puedas golpear por accidente.
  • Pide ayuda a tu ayudante de cocina cuando utilices una cocina de gas. Y no intentes nunca volver a encender la luz piloto. Es algo que solo pueden hacer los adultos.
  • Utiliza solo materiales adecuados para el microondas cuando cocines en este tipo de electrodoméstico. No utilices nunca papel de aluminio ni nada que sea metálico. Si no estás seguro de si se puedes introducir algún recipiente o utensilio en el microondas, pregúntaselo antes a un adulto.

Clases de cocina

¿Sabías que existen unas escuelas especiales donde los adultos aprenden a cocinar? Esto se debe a que la cocina es un arte y se requiere tiempo y práctica para aprender.

Si acabas de empezar, te llevará cierto tiempo aprender a pellar un huevo o a hervir la pasta hasta que esté al dente. Pero lo conseguirás, con un poco de ayuda por parte de tu ayudante de cocina.

Revisado por: Mary L. Gavin, MD
Fecha de revisión: septiembre de 2013