Extracción de una garrapata: Explicación paso a paso

Read this in English(Tick Removal: A Step-by-Step Guide)

Su hijo tiene lunares que, bajo el sol, parecen aún más grandes. Y además, ¡ese parece moverse! No es un lunar. Es una garrapata. ¿Qué debe hacer?

Primero, no se aterrorice. Es verdad que la enfermedad de Lyme es la enfermedad más común que se adquiere a través de las garrapatas en los Estados Unidos, pero el riesgo de que su hijo haya adquirido la enfermedad de Lyme después de haber sido picado por una garrapata es muy pequeño.

Pero para estar seguro, quítele la garrapata lo antes posible dado que el riesgo de contraer una infección aumenta entre las 24 y 48 horas posteriores a que la garrapata se agarra a la piel del niño.

Qué hacer

Primer paso: Utilice una pinza pequeña para agarrar la garrapata por la cabeza o boca.

Segundo paso: Tire de manera firme y continua de la garrapata hasta que se desprenda de la piel. No retuerza la garrapata ni la mueva de un lado a otro mientras la retira. Si parte de la garrapata se queda en la piel, no se preocupe. Más adelante se saldrá sola.

Tercer paso: Ponga la garrapata en un frasco o una bolsa que se pueda cerrar herméticamente en caso de que la desee analizar más tarde.

Cuarto paso: Lávese las manos y el lugar de la picadura con agua y jabón.

Quinto paso: Limpie la picadura con alcohol.

Nunca use vaselina o un fósforo para matar o extraer la garrapata. Estos métodos no lograrán quitar la garrapata de la piel e inclusive pueden enterrar a la garrapata aún más, y hacer que ésta elimine más saliva (lo cual aumenta las posibilidades de que se transmita la enfermedad).

illustration

Los próximos pasos

Llame a su médico después de quitar la garrapata para determinar si su hijo debe ser evaluado. En ciertos casos, es posible que el médico le indique tomar antibióticos, si considera que existen riesgos que su hijo contraiga la enfermedad de Lyme.

Llame al médico inmediatamente si la piel de su hijo presenta una erupción en forma de anillos de color rojo o si la piel está irritada o rojiza. Llame al médico si su hijo tiene síntomas similares a los de una gripe, si tiene dolor en las articulaciones o parálisis facial. Si bien existen otras afecciones que pueden provocar síntomas similares, es ideal evaluar al niño lo antes posible de manera que, si se trata de la enfermedad de Lyme, pueda comenzar el tratamiento inmediatamente.

Revisado por: Elana Pearl Ben-Joseph, MD
Fecha de revisión: diciembre de 2013