Huesos rotos

Read this in English(Broken Bones)

Tus huesos son duros y fuertes — pero hasta las cosas más duras se pueden romper. De la misma manera que un lápiz de madera, los huesos pueden arquearse al recibir una sobrecarga. Pero si la carga o tensión es muy grande, o sucede demasiado rápido, los huesos se pueden romper.

Cuando el hueso se rompe, decimos que ocurrió una “fractura”. Existe más de una manera de quebrar o fracturar un hueso. Una quebradura puede ir desde una fractura tan delgada como un cabello, hasta la división del hueso en dos partes como una rama rota de un árbol.

¿Qué sucede cuando se rompe un hueso?

Cuando un hueso se rompe, se siente dolor. Este dolor es diferente en cada persona, pero por lo general es fuerte. Es posible que algunas personas tengan un dolor más agudo; especialmente en el caso de una fractura abierta. Y si la fractura es pequeña, es posible que la persona no sienta dolor. A veces, la gente ni se da cuenta de que se ha roto un hueso.

La ruptura de un hueso es una gran sacudida para todo el cuerpo. Es normal que recibas mensajes de otras partes del cuerpo que ni siquiera están cerca de la fractura. Es posible que te sientas mareado, atontado, o con frío, como consecuencia de esta sacudida. Algunas personas se desmayan hasta que el cuerpo tiene tiempo de acomodarse a todas las señales que está recibiendo. Y otras no sienten ningún dolor al momento de quebrarse como consecuencia de la sacudida que les produce la lesión.

Si crees que tú, u otra persona, se han roto un hueso, lo más importante que debes hacer es lo siguiente:

  • conservar la calma
  • asegurarte de que la persona lastimada esté lo más cómoda posible
  • decirle a un adulto
  • si no hay adultos a tu alrededor, llama al 911 o a un número de emergencia del área donde te encuentres

Lo peor que puedes hacer en estos casos, es mover el hueso roto. Esto lastimará a la persona y empeorará la lesión. En el caso de un brazo o una pierna rota, coloca material acolchado alrededor del área lesionada utilizando toallas o almohadas.

Un consejo importante: Si no estás seguro qué hueso está roto, o si crees que la persona tiene el cuello o la espalda quebrada, no intentes mover a la persona lesionada. Espera hasta que lleguen los profesionales de asistencia médica.

Diferentes tipos de fracturas

Un médico es capaz de determinar si el hueso está roto o no, simplemente mirando el área lesionada. Pero el médico pedirá que se haga una radiografía para confirmar que hay una fractura y determinar el tipo. No tomará mucho tiempo hacer una radiografía para ver si tienes un hueso roto.

Sin embargo, es posible que cuando la fractura ocurre en la parte de crecimiento del hueso (denominado cartílago de crecimiento) ésta no se pueda ver en la radiografía. Si se cree que es posible que exista una fractura de este tipo, el médico comenzará el tratamiento aun cuando la radiografía no confirme la lesión.

Es más probable que los huesos de los niños se arqueen en vez de romperse ya que éstos son más blandos. Las fracturas más comunes en los niños son los siguientes:

  • fracturas en rodete: un lado del hueso se arquea, elevando la superficie del otro lado del hueso, sin quebrarlo completamente
  • fractura de rama verde: una fractura parcial en la cual un lado del hueso se fractura y el otro lado se arquea (algo similar a lo que ocurre cuando uno trata de quebrar una rama verde)

Los huesos más maduros tienden a quebrarse completamente. Una fuerza más potente también puede resultar en una fractura completa en los huesos de los niños pequeños. Los tipos de fracturas completas más comunes son las siguientes:

  • fractura cerrada: una fractura que no rompe la piel
  • fractura abierta: una fractura en la cual los extremos del hueso roto sobresalen de la piel (en estas quebraduras hay un riesgo mayor de desarrollar infecciones)
  • fractura sin desplazamiento: una fractura en la cual las partes a ambos lados de la fractura se mantienen alineadas
  • fractura con desplazamiento: una fractura en la cual las partes a ambos lados de la fractura no están lineadas (puede necesitar una operación para alinear los huesos antes de colocar un yeso)

Otros términos comunes relacionados con las fracturas son:

  • fractura mínima: una fractura muy delgada en el hueso
  • fractura simple: el hueso está fracturado en un solo lugar
  • fractura segmentaria: el mismo hueso está quebrado en dos o más lugares
  • fractura polifragmentaria: el hueso está roto en más de dos lugares o está aplastado

illustration

¿Cómo se trata un hueso roto?

Para tratar un hueso roto, el médico necesita saber qué tipo de fractura es. Para eso se utilizan las radiografías; para darles a los médicos información sobre dónde están las fracturas, de manera que puedan colocar el hueso en la posición normal.

Una vez que los huesos se alinean, el siguiente paso es colocar un yeso para mantener al hueso rígido durante el mes o los dos meses que lleve la soldadura. Los yesos son apósitos empapados de yeso, que al secarse se endurecen. A veces, los yesos se hacen de fibra de vidrio o plástico; y algunos hasta son impermeables.

En el caso de las quebraduras de los huesos grandes, o cuando un hueso se quiebra en más de dos partes, es posible que el médico tenga que colocar un clavo de metal para alinearlos. Si te hacen esta operación, te darán anestesia. Esto significa que estarás completamente dormido y no sentirás ningún dolor. Y cuando el hueso se haya curado, el médico extraerá el clavo.

¿Cómo se curan los huesos rotos?

Los huesos se curan solos. Los huesos producirán muchas células nuevas y pequeños vasos sanguíneos en el lugar donde ocurrió la fractura con el fin de reconstruir el hueso. Estas células recubrirán ambos extremos de las partes rotas del hueso y cerrarán la ruptura hasta que el hueso esté completamente soldado.

¿Qué sucede al quitar el yeso?

Una vez que se ha quitado el yeso, verás y sentirás la zona lesionada diferente. La parte del cuerpo que tenía el yeso, se verá extraña al principio. Es posible que la piel luzca pálida, seca o escamada. La zona afectada suele parecer más pequeña o delgada dado que has perdido masa muscular mientras te curabas, y el pelo que recubre la piel de la zona afectada puede parecer más oscuro.

Pero no te preocupes, esto es temporal y volverás a la normalidad pronto. En ciertos casos, los médicos sugieren hacer unos ejercicios especiales para mejorar la fortaleza y la flexibilidad. Comienza las actividades lentamente y pregunta cuáles actividades debes evitar. Si deseas regresar a hacer deportes, pregúntale al médico cuándo es conveniente hacerlo.

Evitar las fracturas

¿Cómo puedes evitar romperte otro hueso? Es normal que ocurran accidentes, pero es posible evitar lesiones usando cascos, rodilleras, coderas y el equipo de protección adecuado para la actividad o el deporte que practicas.

También es una buena idea hacer todo lo posible para desarrollar huesos fuertes:

  • Haz mucha actividad física, especialmente saltar y correr.
  • Alimenta bien los huesos con calcio y vitamina D para mantenerlos fuertes. Esto significa tomar todos los días un licuado de leche o alguna otra bebida o comida rica en calcio, como brócoli o jugo de naranja fortificado con calcio.

Revisado por: Yamini Durani, MD
Fecha de revisión: octubre de 2012