La diabetes: ¿Qué es cierto y qué es falso?

Read this in English(Diabetes: What’s True and False?)

¡Ha llegado el momento del examen sorpresa! ¿Dónde puedes encontrar información sobre la diabetes?

a) preguntándosela a la tía del vecino de tu primo segundo
b) preguntándosela a tu mejor amigo
c) un sitio de Internet escrito en un lenguaje difícil de entender
d) preguntándosela a tu médico o a otro profesional de la salud.

¿Has marcado la d? ¡Pues has acertado! Existe una gran cantidad de información sobre la diabetes, pero parte de ella es falsa o incorrecta. Y seguir consejos erróneos podría convertir a un diabético en una persona realmente enferma. Si te topas con una información que no te parece adecuada o que te parece demasiado buena para ser cierta, pregunta a tu médico o a cualquier otro miembro del equipo médico que lleva tu diabetes.

He aquí algunas de las cosas que puedes oír sobre la diabetes, acompañadas de información sobre su veracidad.

Verdadero o falso: comer demasiado azúcar causa la diabetes

Falso: un niño tiene diabetes tipo 1 cuando su cuerpo deja de fabricar insulina. La diabetes se desarrolla porque se destruyen las células productoras de insulina del páncreas de una persona, lo que no tiene ninguna relación con la cantidad de azúcar que haya ingerido esa persona. La anterior afirmación tampoco es cierta en la diabetes tipo 2, aunque hay una conexión entre este tipo de diabetes y el sobrepeso. En la diabetes tipo 2, el páncreas puede fabricar insulina, pero la insulina no funciona como debería. Comer demasiado azúcar (o ingerir demasiados alimentos ricos en azúcar, como los dulces y los refrescos) puede ocasionar una ganancia de peso y, si la persona tiene sobrepeso, es mucho más fácil que desarrolle diabetes tipo 2.

Verdadero o falso: los niños con diabetes no pueden comer caramelos nunca

Falso: los niños con diabetes pueden comer algunos caramelos, como parte de una dieta equilibrada y saludable. Como cualquier persona, un diabético no debe comer muchos caramelos porque contienen muchas calorías y muy pocas vitaminas y minerales.

Verdadero o falso: los niños con diabetes puede hacen ejercicio

Verdadero: ¡hacer ejercicio es importante para todos los niños, tengan o no tengan diabetes! El ejercicio tiene muchas ventajas. Ayuda a tener un peso saludable, es bueno para el corazón y los pulmones, puede mejorar el estado de ánimo y es muy bueno para la diabetes. El equipo médico que lleva tu diabetes os pueden ayudar, a ti y a tus padres, a diseñar un programa de ejercicios que sea bueno para ti.

Verdadero o falso: la diabetes no te la puede pegar otra persona

Verdadero: la diabetes no es contagiosa, lo que significa que no te la puede pegar otra persona que la padezca.

Verdadero o falso: los niños pueden superar la diabetes con la edad

Falso: los niños no superan la diabetes con la edad. En la diabetes tipo 1, se destruyen las células del páncreas encargadas de fabricar insulina. Y, una vez destruidas, el páncreas deja de fabricar insulina para siempre. Por lo tanto, los niños con una diabetes tipo 1 siempre necesitarán recibir insulina. Algunos niños con una diabetes tipo 2 pueden controlar sus concentraciones de azúcar en sangre y a veces hasta pueden dejar de tomar medicamentos para la diabetes si se alimentan bien y hacen ejercicio. Pero lo más probable es que siempre sean proclives a volver a tener concentraciones elevadas de azúcar en sangre cuando no se mantengan activos y ganen demasiado peso.

Verdadero o falso: toda la gente afectada por diabetes necesita medicarse con insulina

Falso: toda la gente afectada por una diabetes tipo 1 debe inyectarse insulina porque su páncreas ha dejado de fabricarla. Algunas personas que padecen diabetes tipo 2, pero no todas, deben inyectarse insulina para controlar sus concentraciones de azúcar en sangre (glucemia).

Verdadero o falso: la insulina no cura la diabetes

Verdadero: la insulina permite tratar la diabetes, pero no la puede curar. La insulina ayuda a extraer la glucosa de la sangre y a llevarla hacia el interior de las células, donde se utiliza en forma de energía. Esto ayuda a mantener la glucemia dentro de unos márgenes normales. Pero el hecho de inyectarse insulina no permite corregir la causa originaria de esta enfermedad.

Verdadero o falso: las pastillas para la diabetes son un tipo de insulina

Falso: los medicamentos para la diabetes que se tragan no son un tipo de insulina. Los ácidos y las enzimas digestivas presentes en el estómago y el intestino descompondrían la insulina si nos la tragáramos en forma de pastilla o de comprimido. Por eso, este medicamento solo se puede administrar en forma de inyección. Algunas personas con diabetes tipo 2 toman medicamentos que ayudan al organismo a fabricar más insulina o a utilizarla con mayor eficacia. Las pastillas o comprimidos para la diabetes no pueden ayudar a los niños que padecen una diabetes tipo 1 porque no pueden fabricar insulina por sí mismos.

Verdadero o falso: los niños con diabetes tienen que seguir recibiendo insulina y pastillas para la diabetes cuando se ponen enfermos

Verdadero: cuando te pongas enfermo, sobre todo si vomitas y comes poco, puede parecer que no tiene demasiado sentido inyectarte insulina o tomar medicamentos para la diabetes. Pero es muy importante que sigas medicándote con insulina y/u otros medicamentos cuando estés enfermo para ayudar a tu cuerpo a recuperarse. Tu madre o tu padre sabrán cómo ayudarte con tu diabetes cuando no te encuentres bien.

Revisado por: Steven Dowshen, MD
Fecha de revisión: agosto de 2013