Los exámenes prenatales: Segundo trimestre

Read this in English(Prenatal Tests: Second Trimester)

Durante el embarazo, usted seguramente quiera saber cómo está creciendo el bebé. También querrá saber si lo que está sintiendo es normal. Los exámenes prenatales pueden ofrecerle información valiosa sobre su salud y la salud de su bebé.

Si su médico recomienda una evaluación o un examen, asegúrese de saber cuáles son los riesgos y los beneficios. La mayoría de los padres están de acuerdo en que los exámenes prenatales ofrecen la tranquilidad de poder prepararse para la llegada del bebé. Pero depende de usted, aceptar o rechazar un examen.

Los exámenes de evaluación identifican afecciones médicas existentes que pasan desapercibidas dado que no hay síntomas; un ejemplo es la preeclampsia. También pueden identificar los riesgos de una mujer de tener un niño con ciertas afecciones (como el síndrome de Down). Si el examen de evaluación revela un riesgo elevado para contraer una afección, es posible hacer un examen de diagnóstico para confirmar la existencia de esta afección.

Siga leyendo para saber cuáles son los exámenes de los que dispone durante el segundo trimestre de embarazo.

Evaluaciones y exámenes de rutina

Su primera visita al obstetra (en el caso de que todavía no haya ido antes) debe incluir una prueba de embarazo para confirmar la existencia del embarazo, y un examen físico completo que incluya un examen pélvico. Su orina (pis) también se analizará para detectar proteínas, azúcar y señales de infección.

Si tiene que hacerse un Papanicolau de rutina, el médico se lo hará durante el examen pélvico. Este examen detecta si hubo cambios en las células cervicales que podrían producir un cáncer.

Para realizar un Papanicolau, se raspará el interior del cuello uterino (la abertura del útero que se encuentra en la parte superior de la vagina) con un hisopo de algodón. Es posible que esto resulte un poco incómodo, pero pasará rápidamente. Durante el examen pélvico es posible que su médico verifique que no tenga ninguna enfermedad de transmisión sexual como la clamidia y la gonorrea.

Además, le extraerán sangre para verificar lo siguiente:

  • Su grupo sanguíneo y el factor Rh. Si usted es Rh negativo y el padre del bebé es Rh positivo, usted puede crear anticuerpos que pondrán en peligro al bebé. Esto se puede evitar con una serie de inyecciones.
  • Anemia: bajo recuento de glóbulos rojos
  • Hepatitis B, sífilis y VIH
  • Inmunidad a la rubéola y a la varicela
  • Fibrosis quística: los proveedores del cuidado de la salud ahora ofrecen este examen de manera rutinaria, aun cuando no exista una historia familiar de esta afección

Después de la primera visita, se hará un análisis de orina y se medirá la presión arterial y el peso en cada visita hasta que llegue el momento del parto. Esto se hace para identificar afecciones como la diabetes gestacional o la preeclampsia.

A lo largo del segundo trimestre, se le ofrecerán más exámenes, dependiendo de su edad, de su salud, de la historia médica de su familia, y de otros factores.

Examen de múltiples marcadores

¿Por qué se lleva a cabo éste exámen?

Entre la semana 15 y la 20 de embarazo, a las embarazadas, por lo general, se les ofrece un análisis de sangre denominado examen de múltiples marcadores (también llamado “evaluación de múltiples marcadores”, “evaluación serológica materna” o “evaluación de sangre materna”). Los médicos utilizan este examen para detectar el síndrome de Down y los defectos del tubo neural.

Dependiendo del número de cosas que haya que medir, esta evaluación también se denominará:

  • “evaluación triple” o “marcador triple” dado que analiza los niveles de proteínas, alfa-fetoproteínas, y dos hormonas de embarazo, la gonadotropina coriónica humana y el estriol
  • “evaluación cuádruple” o “marcador cuádruple” cuando el nivel de sustancias adicionales -inhibina A- también se mida

La evaluación también calcula el riesgo de una mujer basándose en los niveles de las tres (o más) sustancias, y también de:

  • su edad
  • su peso
  • su raza
  • si tiene una diabetes que requiere el uso de insulina
  • si está embarazada con un feto o varios fetos

Cuantos más marcadores haya mayor será la precisión del examen de múltiples marcadores y la posibilidad de identificar un problema. En algunos casos, los médicos combinarán los resultados de éste éxamen con los resultados de la evaluación del primer trimestre (un análisis de sangre y/o ecografía que se hace a aproximadamente las 13 semanas para ver si existen mutaciones cromosómicas) con el fin de tener una mejor idea del riesgo que corre el bebé de sufrir del síndrome de Down y de defectos del tubo neural.

¿Debo hacerme éste exámen?

A todas las mujeres se les ofrece un tipo de exámen como éste. Algunos médicos incluyen más partes que otros. Recuerde que ésta es una evaluación, no un examen definitivo; indica si la mujer tiene posibilidades de dar a luz un niño con defectos. Éste exámen no es infalible; es posible que el síndrome de Down, otra mutación cromosómica, o un defecto del tubo neural pueda pasar desapercibido, y que algunas mujeres con niveles anormales den a luz un bebé sano. Cuando hay un resultado positivo, se recomienda llevar a cabo más análisis y exámenes.

¿Cuándo debo hacerme éste exámen?

Los análisis de sangre se hacen por lo general entre la semana 15 y la 20.

¿Cómo se lleva a cabo el examen?

Se extrae sangre de la madre.

¿Cuándo estarán listos los resultados?

Usualmente en una semana, aunque puede tomar hasta 2 semanas.

Ecografía

¿Por qué se lleva a cabo éste exámen?

En el pasado, las ecografías se usaban solamente en las mujeres con embarazos de alto riego, pero ahora se llevan a cabo como parte del cuidado prenatal de rutina.

Durante la ecografía, se envían ondas sonoras que rebotan en los huesos y el tejido del bebé para formar una imagen de la forma del bebé y de la posición en el útero. La ecografía también se denomina “sonograma” o “ultrasonido” y se lleva a cabo para:

  • corroborar la fecha de parto
  • detectar embarazos fuera del útero
  • determinar si se trata de un embarazo múltiple
  • determinar si el feto está creciendo a un ritmo normal
  • registrar el ritmo cardíaco del feto y sus movimientos respiratorios
  • verificar la cantidad de líquido amniótico en el útero
  • indicar la posición de la placenta en los últimos meses del embarazo (que a veces puede bloquear el paso de salida del bebé del útero)
  • guiar a los médicos durante otros exámenes como la amniocentesis
  • encontrar defectos estructurales que puedan indicar la presencia del síndrome de Down, la espina bífida, o la anencefalia
  • detectar otros problemas como los defectos cardíacos congénitos, el labio leporino o fisura palatina, y las malformaciones gastrointestinales o de riñón

¿Debo hacerme éste exámen?

Éste exámen se considera seguro, pero usted es la que decide hacérselo o no. Hable con su médico para entender por qué se le recomienda hacer este examen.

¿Cuándo debo hacerme éste exámen?

Pregúntele al médico cuándo debe hacerse una ecografía. La mayoría de las ecografías del segundo trimestre, o ecografías del “nivel 2”, se hacen entre las semanas 18 y 20 con el fin de examinar la anatomía del bebé y confirmar su desarrollo normal.

Por lo general, es durante éste éxamen que se determina el sexo del bebé (siempre y cuando el niño “coopere” y esté en una posición que lo permita). Si no desea saber el sexo de su bebé, asegúrese de decírselo al médico, o técnico, al comienzo del exámen.

Es posible que las mujeres que tengan un embarazo de alto riesgo, tengan que hacerse varias ecografías durante el segundo trimestre.

¿Cuándo estarán listos los resultados?

Si bien el técnico puede ver las imágenes inmediatamente, le tomará a un médico una semana hacer la evaluación completa, si éste no estuvo presente en el centro de radiología el día que se hizo la ecografía.

Dependiendo dónde se haya hecho la ecografía, es posible que el técnico le diga ese mismo día si todo parece normal. Sin embargo, la mayoría de los centros de radiología o los proveedores de atención médica prefieren que los técnicos no hagan comentarios hasta que el especialista vea las imágenes; aún si todo parece ser normal.

Evaluación de la glucosa

¿Por qué se lleva a cabo éste exámen?

La evaluación de la glucosa se utiliza para detectar la diabetes gestacional, una forma de diabetes temporal que se produce en algunas mujeres durante el embarazo. La diabetes gestacional es cada vez más frecuente en los EE. UU., y es posible que ocurra entre el 3% y el 8% de los embarazos. La diabetes gestacional puede causar problemas de salud al bebé, especialmente si no se la diagnostica o trata.

¿Debo hacerme éste exámen?

A la mayoría de las mujeres se les hace éste éxamen, y si se determina que existe una diabetes gestacional, se las trata con el fin de reducir el riesgo de afectar al bebé.

¿Cuándo debo hacerme éste exámen?

La evaluación para la diabetes gestacional se hace entre las semanas 24 y 28 de embarazo. Es posible hacer la evaluación antes, en el caso de las mujeres que tengan un riesgo mayor de contraer diabetes, como por ejemplo aquellas que:

  • ya han tenido un bebé de más de 9 libras (4,1 kilos)
  • tienen antecedentes familiares de diabetes
  • son obesas
  • son mayores de 25 años de edad
  • tienen azúcar en la orina durante los exámenes de rutina
  • tienen presión arterial elevada (hipertensión)
  • padecen el síndrome del ovario poliquístico

¿Cómo se lleva a cabo el exámen?

Este examen consiste en beber un líquido azucarado y extraer sangre una hora más tarde. Si los niveles de azúcar en la sangre son elevados, se hará un examen de tolerancia a la glucosa, lo cual significa que deberá beber una solución de glucosa con el estómago vacío y le extraerán sangre cada hora durante las siguientes tres horas.

¿Cuándo estarán listos los resultados?

Los resultados suelen estar listos en 1 o 2 días. Pregúntele al proveedor de salud si sólo la llamarán para darle los resultados si éstos son normales, o si también la llamarán si los resultados son elevados y tiene que hacerse otro exámen.

Amniocentesis

¿Por qué se lleva a cabo éste exámen?

Esta prueba toma una muestra del líquido amniótico que rodea al bebé y examina las sustancias en este líquido, como por ejemplo la información genética. Siempre se la utiliza para identificar lo siguiente:

  • Síndrome de Down y otras anomalías cromosómicas
  • Defectos estructurales como la espina bífida y la anencefalia
  • Trastornos metabólicos hereditarios, como por ejemplo la fenilcetonuria

Los médicos a veces usan este examen para identificar infecciones y compatibilidades Rh. En los últimos meses del embarazo, este examen puede mostrar si los pulmones del bebé son lo suficientemente fuertes para respirar normalmente una vez que haya nacido. Esto puede ayudar al proveedor de salud a tomar una decisión acerca del parto (retrasarlo o provocarlo), dependiendo de la situación. Por ejemplo, si la bolsa de líquido amniótico se rompe, el proveedor del cuidado de salud querrá evitar un parto, de manera que el bebé tenga tiempo de desarrollar sus pulmones.

Otros defectos de nacimiento, como las afecciones cardíacas y el labio leporino y la fisura palatina, no se pueden detectar usando éste éxamen.

¿Debo hacerme éste exámen?

Es posible que su proveedor de salud le recomiende éste éxamen en los siguientes casos:

  • El examen de evaluación arrojó resultados anormales
  • Es mayor de 35 años de edad
  • Tiene una historia familiar de trastornos genéticos (o tiene un cónyuge con esta historia familiar)
  • Ya ha tenido un bebé con defectos de nacimiento o ha tenido un embarazo con una mutación cromosómica o un defecto del tubo neural

Éste éxamen suele ser muy preciso (casi un 100% de precisión), pero sólo puede detectar ciertas afecciones. El porcentaje de abortos espontáneos como consecuencia de este examen es de 1 en 300-500. También se corre un riesgo pequeño de sufrir infecciones urinarias, lo cual también puede desencadenar un aborto espontáneo, pérdida de líquido amniótico y lesiones del feto.

Hable con su médico para saber por qué se le recomendó hacer éste éxamen, y tenga en consideración sus ventajas y desventajas.

¿Cuándo debo hacerme éste exámen?

La amniocentesis por lo general se lleva a cabo entre la semana 15 y la 20.

¿Cómo se lleva a cabo el exámen?

Mientras mira las imágenes de la ecografía, el médico introduce una aguja a través de la pared abdominal hasta llegar al útero, para extirpar líquido amniótico (aproximadamente 1 onza). Algunas mujeres dicen que sienten un tirón cuando se les introduce la aguja en el útero o presión mientras el médico extrae la muestra.

El médico controlará los latidos del corazón del feto, una vez que se termina el procedimiento, para asegurarse de que son normales. Después de la extracción de la muestra, los médicos recomiendan descansar durante varias horas.

Las células del líquido extraído se hacen crecer en un cultivo especial y después se analizan (los exámenes específicos que se realizan en el líquido amniótico dependen de la historia médica familiar y personal).

¿Cuándo estarán listos los resultados?

El tiempo varía; dependiendo de lo que se examine, puede tomar de 1 a 2 semanas. El exámen para determinar la madurez de los pulmones por lo general está listo en unas pocas horas.

Muestra percutánea de sangre umbilical

¿Por qué se lleva a cabo éste exámen?

Este examen extrae sangre del feto mediante una aguja que se introduce en el cordón umbilical. Se utiliza principalmente junto con la ecografía y la amniocentesis en caso de que su proveedor de salud necesite rápidamente analizar los cromosomas del bebé para determinar si existen defectos o afecciones, o en el caso de que le preocupe que el bebé tenga otros problemas, como un recuento de plaquetas bajo o afecciones de tiroides. Éste éxamen también se lo conoce con otros nombres, como “muestra de sangre fetal” o “muestra de vena umbilical”.

La ventaja de este examen es la velocidad. En ciertas situaciones (como cuando el feto muestra síntomas de estar en peligro) es útil saber si el feto tiene anomalías cromosómicas mortales. Si se sospecha que el feto tiene anemia o tiene anomalías en las plaquetas, éste éxamen es la única manera que se tiene de confirmar el problema dado que utiliza una muestra de sangre en vez de líquido amniótico. También permite la transfusión de sangre o de líquidos necesarios al bebé mientras tiene colocada la aguja.

¿Debo hacerme éste exámen?

Este examen se utiliza en los casos siguientes:

  • Después de que se notó una anormalidad en la ecografía
  • Cuando los resultados de otros exámenes, como la amniocentesis o la evaluación de vellosidades coriónicas, no son concluyentes
  • Si el feto tuviera una incompatibilidad Rh, para determinar si el bebé tiene una infección en el caso de que usted haya estado expuesta a una enfermedad infecciosa

Éste procedimiento tiene riesgos, como el aborto espontáneo o infecciones. Debe hablar sobre los riesgos y los beneficios con su proveedor de cuidado de la salud, en el caso de que desee hacer éste exámen.

¿Cuándo debo hacerme éste exámen?

Después de la semana 18 de embarazo.

¿Cómo se lleva a cabo el exámen?

Se introduce una aguja delgada a través del abdomen y el útero hasta llegar al cordón umbilical y después se extrae sangre para ser analizada.

¿Cuándo estarán listos los resultados?

Por lo general, en 3 días.

Otras pruebas para las parejas con riesgos

A lo largo del embarazo, su proveedor de atención de la salud solicitará otras pruebas sobre la base de, entre otras cosas, su historia médica (y la de su cónyuge) y los factores de riesgo. Si su bebé corre el riesgo de nacer con ciertas afecciones hereditarias, se le dará una cita para que hable con un consejero especializado en genética.

A las personas que tienen un riesgo mayor de contraer ciertas afecciones se les ofrecen exámenes o pruebas de diagnóstico para detectar las siguientes afecciones:

  • Enfermedad tiroidea
  • Toxoplasmosis
  • Hepatitis C
  • Enfermedades de la sangre como la anemia falciforme y la alfa talasemia o la beta talasemia
  • Atrofia muscular espinal
  • Enfermedad de Canavan
  • Citomegalovirus
  • Enfermedad de Tay-Sachs
  • Síndrome del X frágil
  • Tuberculosis

Revisado por: Elana Pearl Ben-Joseph, MD
Fecha de revisión: enero de 2014