Punción lumbar

Read this in English(Spinal Tap)

¿Qué es una punción lumbar y por qué la necesita?

Una punción lumbar es un procedimiento médico que implica tomar una muestra pequeña de líquido cefalorraquídeo para analizarlo.

El líquido cefalorraquídeo es un liquido transparente e incoloro que transporta nutrientes al cerebro y a la médula espinal y proporciona “amortiguación” para protegerlos. En una punción lumbar, el médico inserta cuidadosamente una aguja entre los huesos de la parte inferior de la columna vertebral para tomar una muestra de líquido cefalorraquídeo. En ocasiones los médicos usan el mismo método para inyectar medicamentos para quimioterapia en el líquido cefalorraquídeo del paciente.

Analizar el líquido cefalorraquídeo puede ayudar a los médicos a detectar o descartar sospechas de enfermedades o afecciones. Los análisis de líquido cefalorraquídeo pueden proporcionar información sobre:

  • Signos de posibles infecciones (como meningitis) mediante el análisis de la cantidad y los tipos de glóbulos blancos y los niveles de proteínas, glucosa y bacterias en el líquido
  • Hemorragia cerebral
  • Afecciones del sistema nervioso, como el síndrome de Guillain-Barré y la esclerosis múltiple

Preparación

La punción lumbar suele hacerse en el hospital. No tiene que hacer nada en especial para prepararse. Antes de la intervención, por lo general deberá colocarse una bata de hospital. Es posible que el médico que realice la punción lumbar le pregunte si es alérgico a algún medicamento.

El procedimiento

La intervención entera dura 30 minutos aproximadamente (la mayor parte del tiempo se dedica a la preparación). Algunos hospitales autorizan a los padres a quedarse con usted, si así lo desea.

Los médicos le pedirá que se acueste de costado y se encorve o que se siente en una camilla y se agache hasta que la cabeza toque la almohada. Esta posición garantiza que las vértebras estén lo más separadas posible una de la otra y le facilita al médico la inserción de la aguja.

El médico limpia la espalda con un antiséptico e inyecta anestesia en el tejido subcutáneo. De esta manera se asegura de que no sient dolor. A veces, el médico, la enfermera o el técnico coloca una loción anestésica sobre la piel antes de inyectar la anestesia.

puncion lumbar

La aguja para extraer el líquido es fina. Su longitud depende del tamaño del paciente. Es hueca y contiene un estilete, que es otro tipo de aguja fina que funciona como un tapón. Tras colocar la aguja en la parte inferior de la espalda, el médico extrae el estilete para que el líquido cefalorraquídeo fluya a los tubos de ensayo.

Aunque algunas personas sienten un pinchazo breve y algunos malestar, para la mayoría de los pacientes la punción lumbar no resulta dolorosa.

Deberá quedarse quieto mientras se llena el tubo de ensayo. Suele llevar unos 5 minutos. Al finalizar, el médico extrae la aguja y coloca una venda en la zona. La muestra se lleva al laboratorio para analizarla.

El médico puede pedirle que se quede recostado una horas después de la intervención.

Seguridad

La punción lumbar se considera una intervención segura con riesgos mínimos. La mayoría de las veces no hay complicaciones. En ocasiones, los pacientes pueden tener dolor de cabeza (es por eso que los médicos les suelen pedir que se queden recostados una horas después del examen; tomar mucho líquido también puede evitar el dolor de cabeza).

Puede sentir cansancio o dolor de espalda leve el día después de la intervención.

Como en cualquier otra intervención, hay un riesgo bajo de infección o sangrado. Sin embargo, en verdad eso casi nunca sucede.

Resultados

Algunos de los resultados de una punción lumbar están disponibles en 30 o 60 minutos. Sin embargo, para detectar bacterias específicas que estén creciendo en la muestra, se lleva al laboratorio un cultivo bacteriano cuyos resultados estarán listos en 48 horas. Si hay signos de una posible infección, el médico le administrará antibióticos mientras espera los resultados del cultivo.

Revisado por: Elana Pearl Ben-Joseph, MD
Fecha de la revisión: marzo de 2013