Síndrome de shock tóxico

Read this in English(Toxic Shock Syndrome)

El síndrome de shock tóxico puede sucederle a cualquier persona: hombres, mujeres y niños. Aunque puede ser grave, es una enfermedad muy poco común. Si te preocupa el síndrome de shock tóxico, lo más inteligente que puedes hacer es leer y aprender sobre el tema, y luego tomar algunas precauciones.

¿Qué es el síndrome de shock tóxico?

Si eres una niña que ha tenido su período, es posible que hayas escuchado historias aterradoras sobre el síndrome de shock tóxico (toxic shock syndrome, TSS), una enfermedad grave originalmente relacionada con el uso de tampones. Eso se debe a que los casos más tempranos de la enfermedad, a finales de la década de 1970, estuvieron relacionados con tampones superabsorbentes. La investigación llevó a crear mejores tampones y mejores hábitos para usarlos, tales como cambiarlos más a menudo. La cantidad de casos de TSS disminuyó drásticamente. Hoy, alrededor de la mitad de todos los casos de TSS están vinculados a la menstruación.

Pero el TSS no está estrictamente relacionado con los tampones. La esponja anticonceptiva y el diafragma, dos tipos de métodos anticonceptivos, han sido vinculados al TSS. También puede ocurrir si la bacteria entra en la piel cortada debido a un corte u otra herida, cirugía, o una escaldadura o quemadura; después de dar a luz; durante una infección por varicela; y por el uso prolongado de gasas nasales para hemorragias nasales, aunque todos estos casos son poco comunes.

El TSS es una enfermedad sistémica, lo cual significa que afecta a todo el organismo. Es causado por dos tipos de bacterias, Staphylococcus aureus (a menudo denominada estafilococo) y Streptococcus pyogenes (a menudo denominada estreptococo), y la mayoría de los casos están relacionados con la bacteria estafilocócica. Estas bacterias pueden producir toxinas. En algunas personas cuyos organismos no pueden combatir estas toxinas, el sistema inmunitario reacciona. Esta reacción causa los síntomas asociados con el TSS.

¿Cuáles son los signos y síntomas?

Los síntomas del TSS ocurren repentinamente. Debido a que es una enfermedad que es causada por una toxina, muchos de los sistemas de órganos del cuerpo se ven afectados.

Entre los signos y síntomas del TSS se incluyen:

  • fiebre alta (superior a 102 ºF [38.8 ºC])
  • rápida disminución de la presión sanguínea (con desequilibrio o desmayo)
  • sarpullido similar a las quemaduras del sol que pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, incluyendo las palmas de las manos y las plantas de los pies
  • vómitos o diarrea
  • dolores musculares o debilidad severa
  • enrojecimiento de los ojos, la boca, la garganta y la vagina
  • dolor de cabeza, confusión, desorientación o convulsiones
  • insuficiencia renal o de otros órganos

El tiempo promedio para que aparezcan los síntomas del TSS es de 2 a 3 días después de una infección por Staphylococcus o Streptococcus, aunque esto puede variar según la infección.

¿Puedo prevenir el TSS?

Tu riesgo de desarrollar el TSS es bajo. Pero puedes bajarlo aún más si sigues estas precauciones de sentido común:

  • Limpia y venda cualquier herida cutánea.
  • Cambia las vendas regularmente en vez de tenerlas puestas durante varios días.
  • Revisa las heridas en busca de signos de infección. Si una herida se vuelve roja, se inflama, te duele o está sensible, o si tienes fiebre, llama a tu médico inmediatamente.
  • Si eres una niña que ya ha tenido su período, la mejor manera de evitar el TSS es usar toallitas femeninas en vez de tampones.
  • Las niñas que prefieren usar tampones deben seleccionar los que tienen la absorbencia más baja que pueda manejar su flujo menstrual y cambiarlos frecuentemente. También puedes alternar el uso de tampones con toallitas femeninas. Si tu flujo es leve, usa una toallita femenina en vez de un tampón. Guarda los tampones lejos del calor y de la humedad (donde pueden crecer bacterias); por ejemplo, en el dormitorio en vez de en un armario del baño. Y debido a que las bacterias a menudo se transmiten por las manos, lávate bien las manos antes y después de introducirte un tampón.
  • Si ya has tenido un episodio de TSS o has tenido una infección estafilocócica o estreptocócica grave, no uses tampones o dispositivos anticonceptivos que han sido asociados con el TSS (como diafragmas y esponjas anticonceptivas).

¿Qué deben hacer los médicos?

El TSS es una emergencia médica. Si crees que tú o alguien que conoces puede tener TSS, llama a un médico inmediatamente. Según los síntomas, un médico puede verte en el consultorio o derivarte al departamento de emergencias de un hospital para que inmediatamente te evalúen y realicen pruebas.

Si un médico sospecha TSS, probablemente comenzará a administrar líquidos y antibióticos intravenosos (IV) lo antes posible. Es posible que tome una muestra del sitio sospechoso de la infección, como la piel, la nariz o la vagina para detectar TSS. Es posible que también tome una muestra de sangre. Otros análisis de sangre pueden ayudar a mostrar cómo diversos órganos (como los riñones) están funcionando y revisar en busca de otras enfermedades que podrían estar causando los síntomas.

El personal médico retirará tampones, dispositivos anticonceptivos, o gasas de heridas, limpiará cualquier herida y, si hay una cavidad de infección (llamada absceso), es posible que un médico deba drenar el pus del área.

Las personas con TSS generalmente deben permanecer en el hospital, a menudo en la unidad de cuidados intensivos (ICU), durante varios días para que los médicos puedan monitorear su presión sanguínea y respiración, y revisar si hay signos de otros problemas, como daños en los órganos.

El TSS es una enfermedad poco común. Aunque puede ser mortal, si se reconoce y trata de inmediato, por lo general puede curarse.

Revisado por: Larissa Hirsch, MD
Fecha de la revisión: junio de 2014