Important Information to Know About Ongoing Negotiations and Strike Notice — Read More

Health Library

View in English

Pruebas de química sanguínea básica

¿Qué es un análisis de sangre?

Extrayendo y analizando una pequeña muestra de la sangre de una persona, los médicos pueden detectar enfermedades o afecciones médicas. Los análisis de sangre ayudan a los médicos a evaluar lo bien que están funcionando los órganos del cuerpo y a saber si un tratamiento médico está (o no) siendo eficaz. 

Para ayudar a su hijo a prepararse para un análisis de sangre, averigüe si necesita ayunar (no comer ni beber) o si debería dejar de medicarse antes del análisis. Explíquele qué puede esperar durante el análisis. Si su hijo está ansioso porque le van a sacar sangre, trabaje con él maneras de mantener la calma. 

¿Por qué se hacen las pruebas de química sanguínea básica?

Los médicos usan las pruebas de química sanguínea básica para evaluar muchas afecciones y saber cómo están funcionando los órganos del cuerpo, como los riñones. 

Pruebas de electrolitos 

Las pruebas de química sanguínea básica evalúan los electrolitos. Estos minerales ayudan a mantener los fluidos corporales en equilibrio, lo que ayuda a que los músculos, el corazón y otros órganos funcionen bien. 

Típicamente, las pruebas de electrolitos (también llamadas panel de electrolitos) miden las concentraciones de sodio, potasio, cloruro y bicarbonato que hay en el cuerpo. 

El sodio ayuda a regular la cantidad de agua que hay en el cuerpo. La entrada de sodio en las células y su salida desde las células es importante en muchas funciones corporales, como la trasmisión de señales eléctricas dentro del cerebro y en los músculos. Se mide la concentración de sodio para saber si en la sangre hay el equilibrio adecuado entre sodio y líquido, algo muy necesario para desempeñar esas funciones. 

Si un niño está deshidratado (debido a los vómitos, la diarrea o a otras causas), su concentración de sodio puede ser demasiado alta o demasiado baja, lo que le puede causar confusión, debilidad, modorra e, incluso, crisis convulsivas

El potasio es fundamental para regular cómo late el corazón. Unas concentraciones de potasio demasiado altas o demasiado bajas pueden aumentar el riesgo de tener latidos cardíacos anormales (arritmias). Una baja concentración de potasio también se asocia a debilidad y a calambres musculares. 

El cloruro, al igual que el sodio, ayuda a mantener el equilibrio entre los fluidos corporales. Hay algunos problemas médicos, como la deshidratación, las enfermedades cardíacas y las enfermedades renales, que pueden alterar el equilibrio del cloruro. 

El bicarbonato impide que los tejidos del cuerpo absorban una cantidad excesiva o insuficiente de ácido. El riñón y los pulmones equilibran las concentraciones de bicarbonato en el cuerpo. Por lo tanto, una concentración de bicarbonato demasiado alta o demasiado baja podría indicar la presencia de problemas en estos órganos. 

¿Qué más miden las pruebas de química sanguínea básica?

Entre otras sustancias que se miden en las pruebas de química sanguínea básica, se incluyen: 

El nitrógeno ureico en sangre (NUS): es una medida de lo bien que están funcionando los riñones. La urea es un producto de desecho que contiene nitrógeno y que se genera cuando el cuerpo descompone proteínas. Si los riñones no están funcionando bien, la concentración de NUS (BUN, por sus siglas en inglés) en sangre aumentará. La deshidratación, el sangrado excesivo dentro del sistema digestivo y las infecciones graves que llevan a choque también pueden aumentar la concentración de NUS. 

Las concentraciones de creatinina en sangre: niveles demasiado altos pueden ser un indicador de que los riñones no están funcionando bien. Los riñones filtran y excretan creatinina. Por lo tanto, si no están funcionando como deberían funcionar, la creatinina se acumulará en el torrente sanguíneo. Tanto la deshidratación como las lesiones musculares pueden elevar la concentración de creatinina en sangre. 

La glucosa: este es el principal tipo de azúcar que contiene la sangre. Proviene de los alimentos que comemos y es la principal fuente de energía que necesitamos para desempeñar las funciones corporales. Las concentraciones de glucosa en sangre demasiado altas o demasiado bajas pueden causar problemas. La diabetes es la principal causa de las concentraciones altas de glucosa en sangre. Hay otras afecciones médicas y algunos medicamentos que también puede hacer que suba demasiado la glucosa en sangre. 

¿Y si tengo dudas?

Si tiene alguna duda sobre las pruebas de bioquímica sanguínea básica o sobre qué significan sus resultados, hable con el médico de su hijo.