Oxiuros (lombrices intestinales)

Read this in English(Pinworm)

La infección por oxiuros es una infección intestinal provocada por pequeños gusanos parasitarios. Siendo una de las infecciones más frecuentes por ascárides, la infección por oxiuros afecta a millones de personas cada año, sobre todo a niños en edad escolar.

Si su hijo desarrolla una infección por lombrices intestinales, intente no preocuparse. Los gusanos no provocan ningún dolor, solo picores, y no tardará mucho tiempo en deshacerse de ellos. La gente que contrae infecciones por gusanos intestinales no es más sucia ni más marrana que quienes no la contraen; los niños cogen oxiuros independientemente de la frecuencia con que se bañen o duchen.

Cómo se propagan estas infecciones

Las infecciones por lombrices intestinales (también conocidas como “infecciones por gusanos” “enterobiasis” u “oxiuriasis”) son contagiosas.

Las lombrices intestinales entran el organismo cuando la gente ingiere huevos microscópicos de lombrices. Estos huevos se pueden encontrar en manos contaminadas y en superficies como las siguientes:

  • sábanas
  • toallas
  • ropa de vestir (sobre todo, ropa interior y pijamas)
  • váteres
  • lavabos
  • alimentos
  • vasos
  • cubiertos y otros utensilios de cocina
  • juguetes
  • encimeras y pollos de la cocina
  • pupitres y mesas de comedores escolares
  • arena (de parques y cajas)

Los huevos entran en el sistema digestivo y se abren en el intestino delgado. Desde aquí, las larvas de las lombrices siguen avanzando hasta llegar al intestino grueso, donde se aposentan como parásitos (con las cabezas adheridas a las paredes internas del intestino).

Aproximadamente de 1 a 2 meses después, las hembras de lombriz se desplazan desde el intestino grueso hasta el área que hay alrededor del recto. Allí, depositan sus huevos, que son los que desencadenan los picores en la zona del ano.

Cuando una persona se rasca el área que le pica, los huevos microscópicos se transfieren a sus dedos. Y unos dedos contaminados pueden llevar los huevos otra vez hacia la boca, desde donde vuelven a entrar en el organismo, o bien los huevos pueden permanecer sobre distintas superficies, donde pueden vivir de dos a tres semanas.

Si usted se pregunta si la mascota familiar podría haber contagiado las lombrices intestinales a su hijo, la respuesta es no. Las lombrices intestinales nunca provienen de los animales domésticos.

Signos y síntomas

A menudo, la gente tiene infecciones por oxiuros sin saberlo. Cuando hay síntomas, el más frecuente es el picor alrededor del ano y el sueño inquieto. Los picores suelen ser peores por las noches porque las lombrices se desplazan al área que hay al final del recto (el ano) para poner sus huevos. En las chicas, las infecciones por lombrices se pueden extender al área de la vagina y provocar flujo vaginal. Si, debido al rascado, se producen roturas en la piel, esto puede conducir a infecciones bacterianas en la piel afectada.

Si su hijo tiene una infección por oxiuros, usted es posible que le vea lombrices en la región anal, sobre todo si le presta atención unas 2 o 3 horas después de que su hijo concilie el sueño. También es posible que vea las lombrices en el váter cuando su hijo vaya de vientre. Parecen pequeños trozos de hilo blanco y son realmente pequeños, con la longitud aproximada de una grapa. También es posible que los vea en la ropa interior de su hijo cuando se levante por la mañana.

El dolor abdominal y las náuseas son síntomas menos comunes de la oxiuriasis, pero pueden ocurrir si el niño tiene grandes cantidades de lombrices en el intestino.

Diagnóstico y tratamiento

Es posible que el pediatra de su hijo le pida que le ayude a hacer el diagnóstico pegando en el ano de su hijo un trozo de cinta adhesiva trasparente (o celo). Si su hijo tuviera huevos de lombrices en el ano, estos se pegarían al celo y se podrían ver utilizando un microscopio en un laboratorio. El mejor momento para recoger los huevos utilizando cinta adhesiva es por la noche o a primera hora de la mañana (cuando las lombrices son más activas en el recto). Es posible que el pediatra también recoja varias muestras de debajo de las uñas del su hijo en busca de huevos.

Si su hijo tuviera una infección por lombrices intestinales, lo más probable es que el pediatra le recomendara un medicamento anti-oxiuros, que se administra en una sola dosis y se repite al cabo de dos semanas. Es posible que el pediatra decida tratar a toda la familia, sobre todo si su hijo ha tenido infecciones por lombrices intestinales de forma repetida.

A pesar de que el medicamento hará desparecer todas las lombrices intestinales, los picores pueden continuar durante una semana. Por lo tanto, el pediatra de su hijo es posible que también les recomiende una crema u otra medicación para aliviar el picor.

Lavarse las manos a menudo y limpiar la casa regularmente (lo que incluye cambiarse a menudo de ropa interior y lavar el pijama y la ropa de cama) también ayudará a prevenir que la infección por oxiuros se contagie al resto de la familia.

Cuándo llamar al pediatra

Llame al pediatra si su hijo se queja de que le pica la zona anal o si se rasca a menudo la zona anal y/o vaginal.

Así mismo, plantéese la posibilidad de que su hijo pueda tener lombrices intestinales si tiene problemas para conciliar el sueño o empieza a mojar la cama. (Los oxiuros pueden irritar la uretra, el canal a través del cual la orina sale del cuerpo desde de la vejiga, lo que se puede asociar a mojar la cama mientras se duerme).

Prevención

He aquí unas cuantas formas de prevenir las lombrices intestinales en su familia:

  • Recuerde a sus hijos que se laven las manos a menudo, sobre todo, después de utilizar el váter, de jugar en el exterior y antes de comer.
  • Asegúrese de que sus hijos se duchan o se bañan y que se cambian de ropa interior y de traje de baño cada día que los utilizan.
  • Mantenga las uñas de sus hijos cortas y limpias.
  • Diga a sus hijos que no se rasquen atrás o se coman las uñas.
  • Lave el pijama de sus hijos cada pocos días.

Recuerde que los oxiuros son bastante frecuentes en la población infantil y que no son perjudiciales. Tomando la medicación adecuada y siguiendo las anteriores medidas preventivas, se deshará de los gusanos visto y no visto.

Revisado por: Rupal Christine Gupta, MD
Fecha de la revisión: agosto de 2014