Anillo vaginal anticonceptivo

Read this in English(Birth Control Ring)

¿Qué es?

El anillo vaginal anticonceptivo, es un aro blando y flexible de aproximadamente 2 pulgadas (5 centímetros) de diámetro. Se coloca en la vagina, desde donde libera lentamente hormonas —las sustancias químicas que produce el cuerpo para controlar el funcionamiento de los órganos— a través de las paredes de la vagina y hacia el torrente sanguíneo. Las hormonas del anillo vaginal tienen efecto en los ovarios y el útero con el fin de evitar un embarazo.

¿Cómo funciona?

Anillo vaginal anticonceptivoLa combinación de las hormonas progesterona y estrógeno en el anillo vaginal anticonceptivo impiden la ovulación (la liberación del óvulo de los ovarios durante el ciclo menstrual de la mujer). Si el ovario no libera ningún óvulo, la joven no puede quedar embarazada ya que no hay óvulo que pueda ser fertilizado por el espermatozoide.

Las hormonas del anillo vaginal también harán que la mucosidad cervical sea más espesa, haciendo más difícil la entrada del espermatozoide en el útero y el contacto con los óvulos que se hayan liberado. Las hormonas del anillo vaginal también afectarán, en ciertos momentos, el revestimiento del útero de manera que al óvulo le será difícil adherirse a la pared del útero.

De la misma manera que las pastillas anticonceptivas o el parche, una joven debe utilizar el anillo vaginal de acuerdo a su ciclo menstrual. Se coloca el anillo en la vagina (de manera similar a la colocación de un tampón) durante el primer día de su ciclo menstrual o antes del quinto día del ciclo menstrual. Se deja colocado durante 3 semanas seguidas. Al final de la tercera semana, el mismo día de la semana en el que se lo colocó y a la misma hora, se lo retira. En unos pocos días comenzará la menstruación. Al final de la cuarta semana, el mismo día de la semana en el que se colocó el último anillo, la joven se inserta un nuevo anillo vaginal iniciando el proceso nuevamente. El anillo vaginal nuevo debe colocarse ese mismo día, aun si todavía tiene la menstruación.

Dado que las hormonas del anillo vaginal no tienen un efecto inmediato, debe usarse otro método anticonceptivo (como los condones) durante los primeros 7 días en los que la joven comienza a usar el anillo vaginal. Después de 7 días, se puede usar solamente el anillo para evitar un embarazo. Pero el uso de condones (preservativos) evitará contraer enfermedades de transmisión sexual (ETS).

La posición exacta del anillo en la vagina no es crítica, siempre y cuando no le moleste. Esto se debe a que la función del anillo vaginal no es ser una barrera anticonceptiva. Si el anillo le resulta incómodo, la joven puede empujarlo aún más hacia el interior de la vagina o retirarlo y volverlo a colocar. Si está bien colocado, la mayoría de las jóvenes no sienten que tienen el anillo puesto. No se saldrá al nadar, bañarse o hacer ejercicio. Tampoco se sale al tener relaciones sexuales.

Al anillo lo sostienen los músculos vaginales y por eso es muy difícil que se salga. Si se sale, se debe enjuagar en agua fría (¡no en agua caliente!) y volver a colocar en las próximas 3 horas. Si pasan más de 3 horas hasta que el anillo se vuelve a colocar en la vagina, hay posibilidades de que la joven quede embarazada y tendrá que usar un método anticonceptivo adicional hasta que haya tenido el anillo colocado durante 7 días. Si no tienes el anillo puesto por más de 3 horas durante la tercera semana de uso, llama al médico para preguntarle qué debes hacer. Es posible que el médico te indique colocarte un nuevo anillo, o decirte que no lo reemplaces, de manera que te venga la menstruación antes. Sea como fuere, debes usar un método anticonceptivo adicional.

¿Cuán bien funciona?

La efectividad de los anillos vaginales suele ser similar a la del resto de los métodos anticonceptivos hormonales más comunes, como los parches o las píldoras. Los estudios indican que durante el curso de 1 año, aproximadamente 8 de cada 100 parejas típicas que usan el anillo para evitar embarazos tendrán un embarazo accidental. Por supuesto, las posibilidades de quedar embarazada dependen del uso correcto del anillo. Atrasar u olvidar la colocación mensual, o quitar el anillo muy temprano reduce la efectividad del anillo.

Por lo general, la eficacia de un método anticonceptivo depende de muchos factores. Por ejemplo, si una persona tiene alguna enfermedad o si está tomando medicamentos que puedan interferir con su uso. Es importante que los médicos sepan qué medicamentos o suplementos a base de hierbas está tomando la joven. Si bien usar el anillo significa que la joven no tiene que recordar cada día que debe tomar una píldora o cambiar un parche, es necesario que recuerde quitárselo después de 3 semanas de uso y reemplazarlo una semana después. Si no se sustituye a tiempo, el anillo pierde su efectividad.

Protección contra enfermedades de transmisión sexual

El anillo vaginal no brinda ninguna protección contra las enfermedades de transmisión sexual. Al mantener relaciones sexuales, las parejas siempre deben utilizar condones junto con el anillo vaginal para protegerse contra las enfermedades de transmisión sexual.

La abstinencia (no mantener relaciones sexuales) es el único método que evita en todo momento el embarazo y las enfermedades de transmisión sexual.

Posibles efectos secundarios

El anillo vaginal es un método anticonceptivo seguro y efectivo. La mayoría de las mujeres jóvenes que usan anillo vaginal no padecen efectos secundarios. Fumar al usar el anillo vaginal puede aumentar el riesgo de sufrir ciertos efectos secundarios. Es por eso que los profesionales de la salud les recomiendan a las jóvenes que usan anillos vaginales, no fumar.

Los efectos secundarios que algunas mujeres tienen mientras usan el anillo vaginal son similares a los de las píldoras anticonceptivas. Entre ellos se encuentran los siguientes:

  • sangrado menstrual irregular
  • nauseas, dolor de cabeza, mareos y dolor en los senos
  • cambios de humor
  • coágulos de sangre (poco comunes en mujeres menores de 35 años de edad que no fuman)

Los siguientes son otros efectos secundarios que se han visto en las mujeres que usan anillos vaginales:

  • irritación o infecciones de la vagina
  • flujo vaginal
  • problemas con el uso de lentes de contacto, como cambios en la vista o imposibilidad de usar los lentes de contacto

Muchos de estos efectos secundarios son leves y suelen desaparecer en unos 2 o 3 meses.

¿Quiénes lo utilizan?

El anillo vaginal suele ser útil para aquellas jóvenes que les resulta difícil recordar tomar la píldora todos los días o que tienen dificultades tragando una píldora. Estas jóvenes deben sentirse lo suficientemente cómodas como para colocarse el dispositivo en la vagina.

No todas las mujeres pueden, o deben, usar un anillo vaginal. En ciertos casos, algunas afecciones u otro tipo de factores hacen que el uso del anillo vaginal sea menos eficaz o más riesgoso. Por ejemplo, no se recomienda en mujeres que han tenido coágulos de sangre graves, presión alta, algunos tipos de cáncer, ciertos tipos de migraña y jaquecas, o diabetes con complicaciones.

Las jóvenes que hayan sufrido de una hemorragia vaginal (sangrado que ocurre fuera de la menstruación) sin causa conocida o que sospechan que están embarazadas, deben hablar con sus médicos, interrumpir el uso del anillo y utilizar por el momento otro tipo de anticonceptivo.

Las jóvenes que estén interesadas en obtener más información sobre los posibles beneficios y riesgos para la salud de los diferentes métodos anticonceptivos, incluyendo el anillo vaginal, deben hablar con su médico o con otro profesional médico.

¿Cómo lo consigo?

El anillo vaginal debe ser recetado por un médico o una enfermera. Ellos te harán preguntas sobre la historia médica familiar y te harán un examen físico completo, que incluirá medirte la presión arterial y hacerte un Papanicolaou. Si te recomiendan el uso de un anillo vaginal, te escribirán una receta y te darán indicaciones sobre cómo utilizarlo.

Es posible que a las jóvenes que comienzan a usar un anillo se les pida que regresen para una cita en unos pocos meses con el fin de hacerles un control de la presión sanguínea y de asegurarse de que no haya ningún problema. Después de este control, es posible que el médico les recomiende hacerse exámenes de rutina una o dos veces por año, o cuando sea necesario.

¿Cuánto cuesta?

El anillo vaginal por lo general cuesta entre $30 y $80 dólares en los Estados Unidos, aunque las clínicas de planificación familiar (como Planned Parenthood) suelen venderlos por menos. Además, muchos planes de seguros médicos cubren el costo de los anillos vaginales y las visitas al médico.

Revisado por: Mary L. Gavin, MD
Fecha de revisión: agosto de 2013