Pie de atleta

Read this in English(Athlete’s Foot)

No dejes que este nombre te engañe. Los atletas no son los únicos a los que les puede dar esta condición que produce picazón conocida como pie de atleta. A cualquiera le puede dar pie de atleta si suceden dos cosas:

  1. Tus pies descalzos se exponen a cierto tipo de hongo.
  2. El hongo encuentra el lugar apropiado para desarrollarse, como zapatos tenis calientes y sudados.

Un hongo es un microorganismo

El pie de atleta o tinea pedis, es una infección común de la piel causada por un hongo, un microorganismo que parece una planta y que es tan pequeño que no se puede ver a simple vista. Este hongo se come las células de piel muerta. Muchos de esos microorganismos se pueden encontrar en los pies.

Aunque el pie de atleta se presenta más en los adolescentes y adultos jóvenes, a los niños y las mujeres les puede dar también. Las personas con pies sudorosos y húmedos están en riesgo. Caminar descalzo es una de las formas en que el hongo se le puede pegar a tu pies. Por eso es que tu mamá, o tu papá, te pueden pedir que uses chancletas/chinelas cuando usas una ducha pública.

¿Por qué se llama pie de atleta?

El pie de atleta debe su nombre a los atletas porque ellos desarrollan esta condición con frecuencia. ¿Por qué? El hongo que la causa a menudo se encuentra donde los atletas están. El hongo crece en superficies cálidas y húmedas alrededor de las piscinas, las duchas públicas y los vestidores. El hongo termina en los pies de la gente que camina descalza en estas superficies. También lo pueden contraer por usar una toalla húmeda que ya tiene el hongo de pie de atleta.

Pero, tener el hongo en tus pies no es suficiente para causar la infección. La infección se da si las condiciones son correctas para que el hongo crezca. Como el hongo prefiere lo mojado entonces debes:

  • Secar apropiadamente tus pies después de nadar, tomar una ducha o un baño de tina.
  • No uses zapatos apretados cuando tus pies están sudados.
  • No uses el mismo par de zapatos y medias todos los días.

¿Cuáles son las señales y los síntomas?

Los casos del pie de atleta van desde una pequeña molestia hasta algo realmente incómodo. Un niño que tiene pie de atleta puede tener un sarpullido que pica y arde. Otras señales incluyen:

  • Abultamientos en los pies
  • Áreas agrietadas, que se escaman, o tienen ampollas, entre los dedos
  • Enrojecimiento o callosidades en los talones de los pies
  • Piel entre los dedos que puede lucir “blancuzca” y tiene un olor desagradable
  • Un sarpullido o erupción en la parte interna del pie
  • Piel en carne viva por haberse rascado (¡trata de no rascarte!)

El pie de atleta se puede esparcir a otras partes del pie, incluyendo la uñas. También puede infectar otras partes del cuerpo, tales como la ingle (esto se conoce comúnmente como tiña inguinal) y las axilas, pero solamente sucede si la persona se rasca y luego se toca estas partes.

¿Qué hará el doctor?

Un doctor, tal como un dermatólogo, doctor de la piel, o un podiatra, un doctor de los pies, puede darse cuenta de que tienes pie de atleta. Pero también puede ser algo diferente al pie de atleta. Los niños(as) pueden contagiarse de otras condiciones en los pies o pueden ser alérgicos a los materiales de los zapatos que se ponen.

Pero, un doctor puede decirte con sólo mirar la piel de tus pies. Para hacer una prueba de hongos o bacteria tu doctor puede frotar o raspar un poco tu piel. No te preocupes, esto no te dolerá, ¡tú tienes cantidades adicionales de capas de piel en tus pies!

Generalmente el tratamiento es simple. Para casos moderados, tu doctor puede pedirte que te apliques un polvo o crema medicinal que mate los hongos. Esto hará que tus pies se sientan mejor en pocos días. Algunas veces necesitarás usar la medicina hasta por un mes para librarte del pie de atleta por completo.

También tendrás que mantener tus pies y zapatos secos, tanto como sea posible, porque los hongos no crecen fácilmente en un ambiente seco y al aire libre. Si nada de estas cosas sirve para quitar la infección, tu doctor puede recetar una medicina más fuerte. Esta será del tipo que se toma y no sólo algo que aplicas en tus pies.

Es importante consultar un medico sobre el pie de atleta porque si se deja sin tratamiento, continuará esparciéndose, haciendo que sientas realmente picazón en tus pies, sea muy incómodo, y más difícil deshacerse del problema. Además se puede convertir en una infección más seria.

Prevención contra el pie de atleta

Mucha gente desarrolla pie de atleta al menos una vez en su vida. A algunos les dará más seguido. Para ayudar a evitarlo debes:

  • Lavar tus pies todos los días.
  • Secar completamente tus pies, especialmente entre los dedos.
  • Algunas veces puedes estar descalzo en casa, especialmente en la noche.
  • Evita usar calzado apretado o de material sintético que no permite respirar a tus pies.
  • Usa sandalias/chancletas, chinelas alrededor de las piscinas, duchas públicas, y gimnasios para mantenerte lejos de los hongos.
  • Usa medias que absorban la humedad. El algodón es el material ideal.
  • Cambia tus medias todos los días (o con más frecuencia si se te mojan).
  • Pide a tus padres que te compren un polvo anti-hongos para echárselo a tus zapatos y tenis.
  • Rocea tus zapatos con desinfectante y voltea lo de adentro hacia afuera poniéndolos al sol para matar los gérmenes.
  • No compartas toallas o calzado.
  • Mantén limpia la superficie del baño de tu casa, especialmente las duchas y tinas.

Revisado por: Rupal Christine Gupta, MD
Fecha de revisión: julio de 2014