Important Information to Know About Ongoing Negotiations and Strike Notice — Read More

Health Library

View in English

Pie de atleta

¿Qué es el pie de atleta? 

El pie de atleta es un tipo de infección de la piel causada por hongos. Los hongos son unos organismos microscópicos que crecen en ambientes húmedos y cálidos. No suelen ser peligrosos, pero a veces pueden causar enfermedades. Cuando infectan la piel, causan erupciones leves pero molestas. Las infecciones fúngicas (causadas por hongos) de la piel también se conocen como infecciones por tiña.

Cuando la infección por hongos afecta a los pies, se llama pie de atleta (o tinea pedis). Su nombre se debe a que afecta a personas que tienden a tener los pies húmedos y sudados, lo que les suele ocurrir a los deportistas. Pero cualquier persona puede contraer esta infección.

¿Cuáles son los signos y los síntomas del pie de atleta?

El pie de atleta suele provocar enrojecimiento, formación de escamas, descamación o agrietamiento en la piel de los pies. Puede picar, escocer, provocar ardor, o simplemente ser molesto o incómodo.

Suele aparecer en las plantas de los pies, las zonas que hay entre los dedos de los pies y, a veces, en las uñas de los pies. Cuando afecta a las uñas, estas se vuelven gruesas, blancas o amarillentas y quebradizas.

¿Cuál es la causa del pie de atleta?

El pie de atleta está causado por unos hongos llamados dermatofitos que normalmente viven en la piel, el pelo y las uñas. Cuando el medio en que viven se vuelve cálido y húmedo, crecen de forma descontrolada y empiezan a causar síntomas.

¿Es contagioso el pie de atleta?

Sí. Se propaga en los ambientes húmedos, como las duchas públicas y en las inmediaciones de las piscinas. También se puede extender a otras partes del cuerpo si una persona se toca el pie afectado y luego se toca otras partes del cuerpo, como las manos.

¿Cómo se contrae el pie de atleta?

Andar descalzo por lugares cálidos y húmedos, como los vestuarios o las piscinas públicas, puede exponer los pies a los hongos que proliferan en estos medios. Que los zapatos y los calcetines estén sudados se suma a la humedad, lo que puede empeorar la infección. Usar toallas, sábanas, ropa de vestir o zapatos que haya usado otra persona que tenga pie de atleta también ayuda a propagar la infección.

¿Cómo se diagnostica el pie de atleta?

Un médico suele poder diagnosticar el pie de atleta solo observándolo y preguntando al niño por sus síntomas y su estilo de vida. Es posible que el médico frote o raspe la piel del niño para recoger una pequeña muestra de la parte escamada e infectada de la piel a fin de analizarla con un microscopio en un  laboratorio.

¿Cómo se trata el pie de atleta?

Si el problema es leve, se resolverá con cremas, espráis o polvos antifúngicos (contra los hongos) de venta sin receta médica. Las infecciones más graves pueden requerir medicamentos de venta con receta médica, sea de tipo tópico (que se aplican sobre la piel) o en forma de pastilla.

Independientemente de cuál sea el tipo de medicamento que le receten a su hijo, se deberá seguir medicando durante todo el tiempo que le indique su médico, incluso aunque la erupción parezca estar mejorando. En caso contrario, la infección se podría reactivar. Algunas personas usan regularmente espráis o polvos formulados médicamente para prevenir el pie de atleta.

¿Cuánto tiempo dura el pie de atleta?

La mayoría de los casos leves de pie de atleta desaparecen en un plazo de 2 semanas. Pero el tratamiento se puede alargar varias semanas o más si la infección es más grave o afecta a las uñas de los pies.

¿Se puede prevenir el pie de atleta?

El pie de atleta se suele poder prevenir. Para evitarlo, los niños deben:

  • Mantener los pies limpios y secos lavándoselos a diario y secándoselos por completo, sobre todo entre los dedos de los pies. (Use una toalla limpia.)
  • Llevar zapatos impermeables o chanclas que se puedan mojar para andar en los vestuarios, las duchas y las piscinas públicas.
  • Alternar el uso de zapatillas deportivas para impedir que se acumule la humedad en su interior. Elegir un calzado que esté bien ventilado (provisto de agujeritos) para mantener los pies bien secos.
  • Evitar usar calcetines que retengan la humedad o que hagan que suden los pies. Elegir calcetines de algodón, de lana o de algún tipo de tejido que absorba la humedad o que permita que se evapore.
  • Cambiarse de calcetines a menudo, sobre todo si les sudan los pies.
  • Lavar regularmente los calcetines, las sábanas y las toallas.
  • No compartir cosas con otros como zapatos, calcetines o toallas.