Important Information to Know About Ongoing Negotiations and Strike Notice — Read More

Health Library

View in English

Radiografía: Tórax (Pecho)

¿Qué es una radiografía?

Una radiografía es una prueba segura e indolora que usa una pequeña cantidad de radiación (rayos X) para generar una imagen de los huesos, órganos y otras partes del cuerpo.

Las imágenes de las radiografías son en blanco y negro. Las partes densas del cuerpo, como los huesos, bloquean el paso de los rayos X a través del cuerpo. Estas partes se ven blancas en la imagen de rayos X. Los tejidos más blandos, como la piel y los músculos, permiten el paso de los rayos X a través de ellos. Estos tejidos se ven más oscuros en la imagen.

Las radiografías se realizan comúnmente en consultorios médicos, departamentos de radiología, centros de imágenes y consultorios dentales.

¿Qué es una radiografía de tórax?

Durante una radiografía de tórax, una máquina de rayos X envía un haz de radiaciones a través del pecho. Este haz de radiaciones forma una imagen que se registra en una película especial o en una computadora. Esta imagen incluye órganos y estructuras, como el corazón, los pulmones, grandes vasos sanguíneos, el diafragma, parte de las vías respiratorias, la parte superior de la columna vertebral, las costillas y el esternón.

Por lo general, el técnico de radiología tomará imágenes del tórax:

  • desde la parte posterior del pecho (si el niño es lo bastante mayor para estar de pie mientras le hacen la radiografía)
  • desde el costado

Para los niños más pequeños, el técnico tomará imágenes del frente del tórax y del costado. A veces, también se hacen otras tomas.

Las radiografías de tórax se pueden hacer mientras el niño está de pie, sentado o acostado. El niño debe permanecer quieto durante 2 a 3 segundos mientras se toma cada radiografía para que las imágenes sean claras. Si una imagen está borrosa, el técnico de radiología puede tomar otra.

¿Por qué se hacen las radiografías de tórax?

Una radiografía de tórax puede ayudar a los médicos a encontrar la causa de la tos, la dificultad para respirar o el dolor de pecho. Permite detectar signos de neumonía, neumotórax, problemas de corazón (como un corazón agrandado), costillas rotas o lesiones pulmonares después de un accidente.

Las radiografías de tórax pueden mostrar un objeto extraño que la persona se haya tragado (como una moneda). También pueden ayudar a confirmar que ciertos tubos o sondas estén colocados correctamente en órganos como el estómago.

¿Y si tengo preguntas? 

Si tiene preguntas sobre la radiografía de tórax o el significado de los resultados, hable con su médico.